Inicio » Noticias

Venezuela vive. Brasil agoniza

8 junio 2007

Publicado en: Diário do Comércio – Brasil – 8 de junio de 2007, Gentiuno, La Historia Paralela

Por Olavo de Carvalho

Olavo De Carvalho

Olavo De Carvalho

No sé por qué las personas se preocupan tanto con la situación en Venezuela. La situación en Brasil es incomparablemente peor. Vean la fuerza de la protesta estudiantil en las calles de Caracas y pregúntense si algo parecido es posible en Brasil, donde el Partido de los Trabajadores y demás organizaciones de izquierda tienen el monopolio total de las manifestaciones de calle desde hace por lo menos tres décadas.

Manifestación

Manifestación

Oigan el discurso vibrantemente anticomunista de un Alejandro Peña Esclusa y díganme si alguien en la «derecha» brasileña tiene la garra para desobedecer la censura ideológica que estigmatiza como «regreso a la guerra fría» todo intento de denunciar la guerra caliente, el regreso sangriento de la revolución comunista al continente latinoamericano. Vean la organización, la disciplina solidaria del empresariado venezolano en defensa de la libertad y compárenlo con nuestro panorama de servilismo general, hambriento, abyecto.

La Venezuela adolorida está viva. El Brasil anestesiado está moribundo.

Chávez representa el aspecto más superficial, vistoso y grotesco de la revolución continental. El cálculo astuto, preciso, de largo plazo, es la parte de la izquierda brasileña, que creó al Foro de Sao Paulo y maneja con habilidad extraordinaria la orquestación de conjunto.

Foro de Sao Paulo

Foro de Sao Paulo

Hugo Chávez está prestando a la derecha un servicio tan valioso como George W. Bush se lo presta a la izquierda. El primero muestra la verdadera naturaleza de la revolución continental, el segundo ayuda al Foro de Sao Paulo a camuflar su estrategia general sobre la hipocresía sonriente de Luis Ignacio Lula da Silva.

El único resultado de la política de Bush en América Latina será mostrar al izquierdismo maquiavélico del PT como más digerible, en comparación con el espantapájaros chavista.

Cuando la izquierda pierda a Venezuela, habrá ganado al continente entero, sobre los aplausos de Washington. Chávez representa el «Cuento del Lobo» más persuasivo que jamás se haya escuchado, y que la izquierda mundial ya ha ofrecido a sus crédulos adversarios.