Inicio » Noticias

Los presos de Chávez

13 abril 2011
Hugo Chávez

Hugo Chávez

EL UNIVERSAL
Caracas, 12 de abril

Los presos de Chávez
Por: Saúl Godoy Gómez

Negar la realidad, sin ninguna vergüenza, sin ninguna consideración por la racionalidad, esa es la estrategia que se ha transformado en continua desinformación, en fachada del régimen, resulta que ahora Chávez no ha cerrado ningún medio de comunicación, no ha dado golpe de Estado alguno, nunca le declaró la guerra a Colombia, no ha apoyado a grupos terroristas ni ha intervenido en los asuntos internos de otros países; si le hacemos caso a sus voceros, Chávez es un hombre decente, que nunca miente, amigo de estudiantes y obreros, que jamás ha tocado a una mujer sino con el pétalo de una rosa.

La estrambótica campaña del régimen intenta por todos los medios, tratar de borrar de la memoria colectiva los hechos y acciones que han determinado su sin esencia hasta el día de hoy, como el caníbal que trata de convencer a su próxima víctima de que nunca ha probado la carne humana a pesar de su collar de dedos humanos y orejas, de sus ojos desorbitados y la saliva que se le sale de la boca, de su bastón que termina en una calavera y su cuchillo de carnicero al cinto, «Nunca he comido carne humana» repite el caníbal mientras prepara la fogata donde asará a su interlocutor.

«Este Gobierno no tiene presos políticos» repiten sin que se les mueva un músculo de la cara, a todos esos abogados tarifados, «plomeros del derecho» -como decía mi profesor de Introducción al Derecho, el finado padre Olaso, que recorren el mundo tratando de convencer a los incautos de que Chávez no se parece a Gadafi sino a la Caperucita Roja, torciendo al máximo la lógica jurídica.

Nuestras cárceles están llenas de los presos de Chávez, presos políticos que se atrevieron a contradecirlo y a levantar sus voces en contra de sus abusos, hombres y mujeres que por el solo hecho de hacer su trabajo de manera responsable y honesta, tuvieron el infortunio de poner en evidencia alguno de los crímenes de Estado que se estaban perpetrando desde Miraflores, desde matanzas colectivas hasta privaciones ilegítimas de libertad de algún ciudadano indeseable para el régimen.

Y es que detrás de esta inmoral campaña de mentiras, en este intento vano por falsificar la verdad se encuentra la declaración más fehaciente e inequívoca de que Chávez es culpable de delitos de lesa humanidad, su violación continua y pública (por razones de su extremo narcisismo, le es imposible callarse y no dejar de exhibirse a los medios de comunicación masiva) de los más fundamentales derechos humanos y normas de convivencia pacífica entre los pueblos.

Lo que le ha hecho a la jueza Afuini lo califican como torturador de mujeres; lo que hace en contra del dirigente político Peña Esclusa, es una vitrina de excesos policiales y manipulación del proceso judicial; lo que le sigue haciendo a los comisarios, algunos oficiales de las FFAA y policías es el intento vano de ocultar un ataque cobarde de las fuerzas de seguridad del Estado en contra de ciudadanos indefensos, en nuestras cárceles padecen el castigo de la injusticia personas inocentes con expedientes viciados y manipulados, para ocultar asesinatos, estafas, corrupción, traiciones y otros infames crímenes perpetrados desde el poder.

Chávez y su gobierno tienen un desprecio supino por la justicia y el Estado de Derecho, sus maneras autoritarias y subversivas le hacen incómodo tener que apegarse a la ley, por lo que han trocado su voluntad por algo que llaman Estado Socialista de Derecho, que no es otra cosa que la negación de la justicia y el sentido común, su discurso al mundo es que los tiranos y dictadores como él, también tienen derechos y relaman para sí un pedazo del mundo para hacer lo que les venga en gana, multipolaridad, lo llama y soberanía, le dice a esta particular manera de andar insultando y amenazando a quien se le oponga.

Venezuela y el mundo ya tienen 12 años soportando los excesos y desmanes de este caudillo militar tercermundista, algunos gobiernos lo soportan por mero interés, otros no entienden y lo dejan hacer, mientras tanto, se le permite que su verbo corrosivo siga minando la institucionalidad y la paz, que sus actos disminuyan los esfuerzos de las naciones por erradicar el terrorismo y el narcotráfico, que su ejemplo continúe enervando a los jóvenes del mundo y corrompiendo el sentido de lo que es ser humanitario y justo.

Es un torturador y un carcelero, y mantiene en sus mazmorras a muchos venezolanos inocentes y valiosos; que el mundo no se deje confundir por el discurso justicialista y de solidaridad con los oprimidos, con los premios que el tirano compra y los títulos que otros corruptos le otorgan, para ocultar el hecho de que se trata de un enemigo de la democracia y la libertad.

saulgodoy@gmail.com