Inicio » Escritos

Peña Esclusa somos todos

19 octubre 2010

Alejandro Peña Esclusa

Por: Henrique Lander A.

Desde el momento mismo en que Chávez pronunció su fatídico «por ahora», luego de su fracasado golpe, para muchos compatriotas, entre ellos y en forma destacada Alejandro Peña Esclusa, resultó evidente que Venezuela iniciaba un negro y peligroso capítulo de su historia.

Y así, con firmes convicciones democráticas, Alejandro Peña comenzó a trabajar virtualmente solo y sin apoyo real, desasistido y hasta injustamente enfrentado socialmente por la gran masa venezolana que hoy, a pesar de las predicas y advertencias de Alejandro, ha resultado víctima de Hugo Chávez y su perfidia congénita.

Alejandro se propuso iniciar un proceso de divulgación de los riesgos que Venezuela comenzaba a correr con aquel militar golpista en franca campaña hacia la Presidencia de la República, en estrecha complicidad con miembros de su logia militar pro marxista, asistido por Lula Da Silva, fundador del Foro de Sao Paulo, y las FARC de Colombia.

Durante estos largos y oprobiosos once años de gestión de gobierno, Venezuela con Hugo Chávez a la cabeza, ha sido lanzada por el sendero de la más aberrante y destructiva división social, violación de elementales derechos civiles y guerra de clases, del terrorismo en sus múltiples aplicaciones y del crimen organizado, con unos niveles de inseguridad personal y jurídica que acusa el índice de peligrosidad y violencia más alto del planeta, pero que parecen constituir útiles herramientas para la imposición del SOCIALISMO SIGLO XXI, el mismo que hoy Fidel Castro define como COMUNISMO puro y simple.

Esto lo ha comprendido y visualizado Alejandro Peña Esclusa con meridiana claridad, promoviendo desde Fuerza Solidaria, institución que él preside, mecanismos y formulas de absoluto carácter democrático y constitucional para enfrentar las amenazas reales de destrucción de Venezuela.

No existe en Venezuela una sola institución u organismo de la República que presuma de decente, que hoy en nuestra maltratada patria cumpla con sus funciones más elementales. Casos específicos el del TSJ, la Asamblea Nacional y el CNE, este último deformado de tal manera que le permite a Chávez la manipulación fraudulenta del proceso electoral venezolano. Ésta ha sido otra de las repetidas denuncias de Alejandro Peña.

El presidente Hugo Chávez, con la asesoría del dictador Fidel Castro y sus agentes destacados en Venezuela,
se ha dedicado a anular esas funciones para, sin ellas y con ellas, imponer leyes y procesos que solo a Chávez satisfacen.

Y esto lo ha denunciado Alejandro Peña Esclusa hasta la saciedad, en entrevistas, foros, y videos.
Por supuesto, la contundencia de la campaña de Alejandro a favor de una verdadera democracia y el imperio de un Estado de Derecho ha sido tal, que Hugo Chávez, ha decidido «matar la culebra por la cabeza», razón por la cual Alejandro Peña ha sido imputado por el delito de opinar distinto a como piensa el chavismo, y recluido en uno de los calabozos del SEBIN en el Helicoide de Caracas.

En el ilegal proceso de allanamiento de su residencia, el gobierno de Chávez, al mejor estilo gangsteril, fueron «sembrados» unos explosivos en el escritorio de la menor de sus hijas.

Pero, antes de Alejandro ser sometido a una vejación como la que hoy estoicamente sufre, el Dr. Oswaldo Álvarez Paz, otro insigne venezolano con una impecable trayectoria política, estuvo recluido por el mismo delito de opinar distinto.

También están los casos de los Comisarios Forero, Vivas y Simonovis, fraudulenta y criminalmente condenados a 30 años de prisión por delitos que no cometieron. La Juez María Lourdes Afiuni, condenada directa y personalmente por Hugo Chávez por haber cumplido con su deber como Juez en el caso de Eligio Cedeño.

El insólito acoso a Nelson Mezerhane y la confiscación de sus bienes también sin juicio ni sentencia.

El caso de Guillermo Zuloaga Núñez y su hijo Guillermo Zuloaga Siso, otro caso de agresión política claramente vinculado al Canal Globovisión.

El caso de Franklin Brito, así como los de militares activos colocados en el limbo de la sospecha y por ello encerrados en sus casas, define a la Venezuela de Chávez como un país policial y dictatorial, a lo cual hay que agregar las agresiones y confiscación de recursos a las Gobernaciones y Alcaldías administradas por la «oposición», sin olvidar las violaciones, confiscaciones y expropiaciones de la propiedad privada, el acoso a la libertad de expresión y el sicariato contra la libertad sindical y los atropellos y exabruptos en perjuicio de la Gente de Petróleo.

Unas claras directrices de Alejandro Peña para combatir – constitucional y democráticamente – todo este insolente cuadro de abusos y violaciones por parte de Hugo Chávez, son las razones por las cuales Hugo Chávez Frías, en complicidad con una mafia de colaboradores a destajo, ordenó la captura y prisión de Alejandro.

Pero una cosa es muy cierta: Alejandro Peña Esclusa somos todos los que disentimos de los exabruptos y crímenes que comete Hugo Chávez en contra de Venezuela y de los venezolanos que no podemos estar de acuerdo ni conformes con la destrucción de nuestra patria que ha sido nuestro hogar y el de nuestros antepasados.