Inicio » Escritos

Peña Esclusa agradece a los bolivianos

29 July 2011
Alejandro Peña Esclusa

Alejandro Peña Esclusa

Caracas, 29 de julio de 2011

Honorables
Miembros de la Bancada Opositora
Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia
La Paz.-

Tengo el honor de dirigirme a ustedes con el fin de expresarles mi más sincero agradecimiento por las cartas enviadas el 15 de mayo pasado al Gobierno de Venezuela, mediante las cuales instan a nuestras autoridades a tomar medidas para que yo pudiera ser enjuiciado en libertad, luego de permanecer injustamente encarcelado durante un año en un calabozo de 6 metros cuadrados.

Gracias a su oportuna intervención -así como a la de otros Parlamentos que se pronunciaron posteriormente- puedo disfrutar hoy de una libertad condicional, que me permite recibir el tratamiento médico que requiero, y a la vez enfrentar el juicio que el Gobierno ha desatado en mi contra. La medida cautelar otorgada por el tribunal de la causa, me prohíbe viajar al exterior, lo cual me impide cumplir el deseo viajar a La Paz para agradecerles personalmente su noble gesto.

Siento un cariño muy especial por Bolivia, país que he visitado en varias oportunidades, y por eso me siento feliz de que su Parlamento haya sido el primero en solicitar mi libertad al Gobierno de Venezuela. Espero en un futuro poder corresponderles como ustedes lo merecen.

Quiero resaltar la importancia de la histórica iniciativa que ustedes han tomado, primero, porque va más allá de las fronteras de su propia patria, sobre un tema que está por encima de las ideologías, como lo es la defensa de los derechos humanos; y segundo, porque han dado un claro ejemplo de solidaridad al mundo entero. Estoy convencido de que al materialismo ateo no se le derrota con recetas políticas, sino con muestras sinceras de solidaridad y de entrega. No es causal que el movimiento que venció al comunismo en Polonia se haya llamado precisamente Solidarnosc, y que haya sido inspirado por un hombre bueno y santo, como lo fue el Papa Juan Pablo II.

Espero que -motivado por el ejemplo que ustedes nos han dado- el Gobierno de Venezuela comprenda que la liberación de todos los prisioneros políticos es una medida que beneficiaría a todos los sectores nacionales, incluyendo al propio liderazgo oficialista, y que contribuiría de manera determinante en la muy necesaria reconciliación nacional.

Me despido reiterándoles mi más profundo agradecimiento y enviándoles un saludo muy afectuoso, extensivo a todo el pueblo boliviano.

Muy atentamente,

Alejandro Peña Esclusa