Inicio » Escritos

Un mensaje de esperanza – Entrevista imaginaria a Alejandro Peña Esclusa

19 June 2011

Por: María Alejandra Peña-Esclusa

Seguidamente, la entrevista imaginaria que, con motivo del Día del Padre, escribió la hija del prisionero político venezolano Alejandro Peña Esclusa.

Tanto las preguntas como las respuestas fueron elaboradas por María Alejandra Peña Ramírez y por una compañera de colegio, ambas de 14 años de edad.

Llegamos al S.E.B.I.N, en “El Helicoide”, donde nuestro querido Alejandro Peña Esclusa nos da la bienvenida con una actitud de alegría y sonriente en la sala de visita.
Nos sentamos en unas sillas a escuchar sus respuestas a nuestras preguntas, que no buscan hacer una biografía, sino un conocimiento de lo más abstracto y fuerte de Peña Esclusa, sus sentimientos y pensamientos.
Así comienza la entrevista:

-Si un amigo te visita, ¿Qué es lo primero que le dices para explicarle tu actitud de felicidad?

-Yo soy un político dedicado, mis valores y principios los tengo claros. He hecho fuertes críticas al gobierno actual, de las cuales no me arrepiento, porque está llevando a Venezuela para abajo. Sabía que algún día estar aquí sería mi destino; por eso mi actitud, porque estaba preparado para este momento, y sé que si quiero lograr mis sueños, tiene que haber verdaderos líderes políticos venezolanos, porque escapar no es la solución.

-Alejandro ¿Qué te inspira para dedicar tu vida a la política y a Venezuela?

-Desde pequeño fui un niño muy estudioso, siempre buscando el éxito, mi sueño era ser un hombre triunfador. En mi juventud me gradué de ingeniero y ya tenía un excelente trabajo; pensaba que había logrado mi objetivo en la vida, pero a pesar de ser feliz, había un vacío. Descubrí la política y decidí hacer un camino con ella, esto me permitió saber que mi sueño era que Venezuela progresara. Esto supo llenar mi vacío, construí una familia y ahora me siento el hombre más afortunado. Le agradezco a Dios por darme el impulso para salir adelante y continuar en la lucha por mi sueño.

-¿Cuál es tu mensaje para tu familia que esta allá afuera?

-Lo que siempre les digo: yo siempre estuve preparado para esto, al igual que mi amada esposa. Mis hijas también estaban informadas y sabían las consecuencias que provocaría mi lucha contra el régimen. Pero a pesar de todo, yo quiero que mis hijas tengan un excelente futuro, que Dios es la base de la vida. Familia: ¡Deben ser fuertes! ¡Ánimo, tengan esperanza!

-¿Qué es lo primero que vas hacer cuando salgas de la cárcel?

-Agradecer a Dios y a la Virgen de Guadalupe por todas las cosas buenas.  Pero, sin duda, con mi familia quiero hacer un viaje a un lugar donde podamos compartir, un lugar que nos dé libertad y en donde valoremos que, después de tanto tiempo, estamos juntos en un lugar hermoso.

-¿Qué futuro quieres para Venezuela?

-Venezuela es un país con mucho potencial, es excelente en recursos y en lo social. Sé que es difícil que Venezuela salga adelante, ya que en este momento estamos pasando por muchas tragedias, pero nada es imposible. Una vez que el país se posicione en un buen cambio y un buen camino, será más sencillo su desarrollo.  Mi sueño es que Venezuela sea un país libre y justo, en donde se construyan grandes cosas y en donde sea un placer vivir. Quiero libertad para mi país.

-¿Crees que la creencia que tienes en Dios ha servido para algo en tu vida?

-Dios, mis hijas y mi esposa han sido el regalo más grande. Mi existencia se la debo a Dios. Cada vez que me levanto en la mañana lo hago con la fuerza que Dios y mi familia me dan. Soy un hombre afortunado, todo gracias a Dios. Creer en él ha sido lo mejor que he podido hacer. Él constituye mi espíritu, y la esperanza de que hay un mejor mañana. Dios es quien me da la fuerza y para mí el mayor regalo es saber que cada vez que miro a los ojos de mis tres hijas: Mace, Angie y Mariale, veo el reflejo de Dios.