Inicio » Escritos

Carta entregada a García Carneiro

7 December 2001
General García Carneiro

General García Carneiro

Seguidamente, el texto de la carta entregada el 7 de diciembre al Jefe de la Casa Militar, General de División Jorge Luis García Carneiro, durante la marcha «Chávez ¡Vete Ya!».

Hugo Chávez Frías
Presidente de la República
Palacio de Miraflores.
-

Emulando la gesta heroica del 19 de abril de 1810, miles de ciudadanos, en representación de millones de compatriotas que comparten el mismo parecer, lo hemos convocado al Balcón del Pueblo, a fin de solicitarle formalmente su renuncia a la Presidencia de la República.

No nos mueve la animadversión hacia su persona, pero sí rechazamos los resultados de su gestión.

Pese a haber administrado una bonanza petrolera sin precedentes, no se han resuelto los problemas más graves del país: hambre, desempleo, vivienda, inseguridad, corrupción e injusticia social; por el contrario, estos males se han extendido y profundizado aún más.

En lugar de gobernar, usted se ha dedicado a fomentar la división y el odio social, y a propiciar un peligroso enfrentamiento entre los venezolanos. Prueba de ello es el “escudo humano” que ha convocado usted para obstaculizar el paso de esta marcha pacífica, arriesgando irresponsablemente a que se generasen hechos de violencia.

Por si fuera poco, usted ha orientado buena parte de sus esfuerzos personales, a promover un proyecto político contrario a la identidad nacional, basado en ideologías nocivas y decadentes, que tienen vigencia sólo en dictaduras atrasadas. Como consecuencia, la economía se encuentra en un franco proceso de destrucción, particularmente el sector privado, llevando a la población a niveles de desesperación ya insoportables.

Si usted se empeña en seguir en el poder, de todas maneras saldrá de Miraflores, pero en medio de una lucha violenta que nadie será capaz de contener; porque las fuerzas que usted ha desatado al pretender imponer un modelo contrario a la identidad nacional, lo devorarán de forma inmisericorde, causando un daño gravísimo e irreparable a la nación.

Por estas razones, hoy le pedimos, al igual que hizo el pueblo con Vicente de Emparan aquel glorioso jueves santo, que abandone usted su cargo, y que lo haga en paz. ¡Haga usted como él, que pasó a la historia como un hombre prudente! ¡Déjenos reconstruir la nación, de forma pacífica y armoniosa!

Renuncie usted tranquilo, que los tres años de preocupación y desasosiego que han vivido los venezolanos, ha servido para despertarlos y motivarlos a ofrendar sus más sinceros esfuerzos en hacer de Venezuela un país justo, una nación desarrollada, donde todos, por medio de su propio trabajo, puedan vivir dignamente y ofrecerle a sus hijos un futuro promisorio.

Alejandro Peña Esclusa
Coordinador General de la Marcha