Inicio » Escritos

El retroceso del Foro de Sao Paulo

26 October 2009
VallaPresidentesFSP

Valla con algunos de los Presidentes miembros del Foro de Sao Pulo

Por: Alejandro Peña Esclusa

El resultado de las elecciones generales uruguayas, realizadas el pasado 25 de octubre, constituye un nuevo golpe en la secuela de derrotas que ha tenido el Foro de Sao Paulo durante este año.

El ex tupamaro José Mujica, candidato presidencial del Frente Amplio, obtuvo alrededor del 47% de los votos; más o menos lo mismo que alcanzaron –sumados– los candidatos de la centro derecha, Luis Alberto Lacalle (30%) y Pedro Bordaberry (17%), quienes ya anunciaron una alianza para la segunda vuelta, que se realizará el 29 de noviembre. Además, la izquierda perdió la mayoría parlamentaria que tenía, y ahora las tendencias están equilibradas en el Congreso.

Por si fuera poco, el referendo propuesto por la izquierda, que pretendía anular la Ley de Caducidad (amnistía que amparaba la actuación de los  militares durante la dictadura), fue derrotado ese mismo día. Lo cual significa que los uruguayos rechazan la agenda de venganza de los ex guerrilleros del Frente Amplio, y prefieren dejar atrás los enfrentamientos del pasado.

En las elecciones generales de Panamá, realizadas el 3 de mayo de este año, fue derrotada la candidata del Foro de Sao Paulo (PRD), Balbina Herrera, por el actual presidente Ricardo Martinelli (Cambio Democrático).

El pasado 28 de julio, el hombre de Chávez en Honduras, Manuel Zelaya, fue despuesto constitucionalmente, por haber pretendido violar el ordenamiento jurídico de su país. Pese al abrumador apoyo de la comunidad internacional, no se vislumbra el regreso de Zelaya a la Presidencia, puesto que no tiene respaldo político, ni militar, ni popular.

Daniel Ortega se colocó a sí mismo en una situación delicada y peligrosa, al ordenar a sus aliados dentro de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, modificar de facto la Carta Magna, para permitir su reelección. Los seis magistrados orteguistas actuaron al margen de la Ley y a espaldas de los demás magistrados, por lo cual se espera una crisis en Nicaragua que podría significar la salida del líder sandinista.

Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa, enfrentan todo tipo de problemas internos, por dedicarse a promover su agenda política (sobre todo el proyecto socialista internacional), abandonando sus responsabilidades concretas como gobernantes. Ya es notorio su desapego a la democracia y se evidencian las constantes violaciones a los derechos humanos. Además, están cada vez más enredados por sus evidentes vñinculos con el narco terrorismo colombiano y el fundamentalismo islámico.

Los más moderados del Foro de Sao Paulo, como Lula y Bachelet, no parecen tener reemplazo, y en ambos casos, podrían resultar ganadores sus adversarios políticos.

El Foro de Sao Paulo llegó a su máxima expresión el pasado 15 de marzo, con el triunfo de Mauricio Funes en El Salvador, pero de allí en adelante, han sufrido derrota tras derrota. Se espera que siga retrocediendo, porque como gobernantes no han resuelto ninguno de los problemas que agobian a la región. A algunos de ellos –como Zelaya, Chávez y Morales– no les queda otro remedio que propiciar la  violencia, o pisotear el ordenamiento jurídico, para mantenerse en el poder; pero, aún así, su futuro se torna negro.

Ante el inminente fracaso del Foro de Sao Paulo y el desgaste de los partidos tradicionales, hace falta construir una tercera opción, capaz de proporcionar soluciones a los pueblos latinoamericanos, basadas en un programa de industrialización y desarrollo, y en un  renacimiento moral y cultural.