Inicio » Escritos

Carta abierta al pueblo chileno

6 febrero 2004

Publicado en: MidiaSemMascara.org

El único baño que quiere Chávez es de sangre

Caracas, 06 de febrero de 2004.- Durante las últimas semanas, el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha estado insistiendo públicamente en promover una salida al mar para Bolívia.

Les escribo en nombre de la inmensa mayoría de los venezolanos que no se identifican con el régimen de Chávez para manifestarles de forma sincera y desinteresada lo siguiente:

Hugo Chávez pertenece al Foro de Sao Paulo, organización creada por Fidel Castro en 1990 con el fin de sustituir el apoyo que antes recibía de la Unión Soviética por el de una transnacional latinoamericana, conformada por todos los movimientos de izquierda del continente, incluyendo grupos narcoterroristas como las FARC y el ELN colombianos.

El objetivo del Foro de Sao Paulo es tomar el poder en toda América Latina, lo cual ha venido logrando sistemáticamente, sobre todo desde que Chávez comenzó a utilizar los recursos del Estado venezolano para favorecer a sus socios.

Si bien es cierto que los presidentes Lula da Silva, de Brasil, y Lucio Gutiérrez, de Ecuador, mantienen por los momentos una actitud moderada, ambos son miembros del Foro de Sao Paulo; como también lo son Jean Bertrand Aristide, Presidente de Haití; Tabare Vásquez, candidato presidencial uruguayo; Schafik Handal, candidato presidencial salvadoreño; y el dirigente cocalero boliviano, Evo Morales.

Los pocos países latinoamericanos que no han caído en manos del Foro de Sao Paulo están siendo objeto en un agresivo plan desestabilizador, como por ejemplo Perú, República Dominicana y el propio Chile. El Foro de Sao Paulo considera que aquellas naciones que no puedan ser conquistadas mediante procesos electorales, deben ser doblegadas a través de sublevaciones, guerras fronterizas, guerras civiles o incluso acciones terroristas (como es el caso de Colombia).

Chávez no tiene el menor interés en “bañarse en una playa boliviana”, como ha venido diciendo demagógicamente; su único objetivo es orquestar un baño de sangre entre Chile y sus vecinos –con el pretexto hipócrita de la salida al mar para Bolivia– para así debilitar a vuestra patria y poderla entregar al Foro de Sao Paulo.

Desde 1995 vengo advirtiendo a los latinoamericanos sobre la amenaza a la seguridad hemisférica que significa la presencia y el crecimiento del Foro de Sao Paulo. En 1998 lancé mi candidatura a la Presidencia de Venezuela, a sabiendas que no tenía chance alguno de ganar, con el único objetivo de advertir a los venezolanos sobre el peligro que significaba votar por el candidato de Fidel Castro y de las FARC. Lamentablemente, cansados de las malas gestiones gubernamentales anteriores, los venezolanos desestimaron mis apreciaciones y votaron por él.

Ahora estamos pagando el error, puesto que Chávez ha desmantelado las instituciones nacionales y destruido la economía, perjudicando así a todos los venezolanos, pero particularmente a los más pobres, que no logran comprender cómo no hay recursos para ellos, pero sí los hay para exportar la Revolución Cubana al resto del continente.

Venezuela es un país cuyo principal orgullo ha sido la gesta bolivariana, que dio pie a la liberación e independencia de América Latina. Irónicamente, Hugo Chávez ahora utiliza el nombre de Bolívar para someter a toda la región a un modelo castro-comunista que lejos de proporcionar riqueza y libertad, destruye y esclaviza a las naciones.

Quiero manifestarles de manera muy enfática que el pueblo venezolano no avala las intromisiones de Chávez en vuestros asuntos internos, y que éstas son iniciativa de Fidel Castro y de sus aliados del Foro de Sao Paulo. Conocemos bien el sufrimiento que ustedes experimentaron durante vuestro conflicto interno, inducido por Fidel Castro, y deploramos profundamente que Chávez, siguiendo instrucciones de Castro, pretenda fomentar otro.

Sin embargo, les aseguramos que el intento no prosperará. El pueblo venezolano se ha dado cuenta que el régimen venezolano no permite una salida electoral a la crisis interna, que no habrá referéndum revocatorio (y si lo hay, será después del 20 de agosto, cuando ya no tenga sentido realizarlo, porque asumiría el Vicepresidente en funciones); y por eso, está en marcha un movimiento generalizado de desobediencia civil y militar –amparado en los Artículos 333 y 350 de nuestra Constitución– que dará al traste con el proyecto castro-comunista de Chávez.

Mientras tanto, les recomendamos mantenerse alertas y vigilantes, para que las maniobras y provocaciones del Foro de Sao Paulo no afecten vuestra paz y estabilidad.

Reciban ustedes, hermanos chilenos, nuestros más sinceros sentimientos de aprecio y amistad, deseándoles paz y prosperidad a vuestro hermoso pueblo.

Alejandro Peña Esclusa (*)
Caracas – Venezuela

(*) Presidente de la asociación civil Fuerza Solidaria (www.fuerzasolidaria.org)