Inicio » Escritos

Carta a los prefectos bolivianos

19 November 2008

19 de noviembre de 2008

Señores
Prefectos de los Departamentos de
Beni, Tarija, Chuquisaca y Santa Cruz

Bolivia.-

Tengo el agrado de dirigirme a ustedes en la oportunidad de felicitarlos por la decisión anunciada ayer, de interponer una demanda penal en contra de funcionarios del Gobierno Nacional, por el irrespeto de las garantías constitucionales del prefecto de Pando, Leopoldo Fernández.

La liberación de Fernández es, en nuestra humilde opinión, el tema más relevante de la política boliviana, no solamente porque constituye una injusticia que clama al cielo, sino porque su encarcelamiento -ordenando por Hugo Chávez- es una operación de guerra psicológica contra todo el pueblo boliviano.

La masacre perpetrada en Pando por el gobierno de Evo Morales tuvo una intención muy específica: desincentivar las protestas legítimas del pueblo boliviano. Mientras que culpar a Fernández de la masacre busca desmoralizar a la oposición, evidenciando que el gobierno puede tergiversar impunemente la realidad y manejar la justicia a su antojo. ¿Quién en su sano juicio va a salir a la calle a protestar, si quien lo haga es asesinado por los matones del gobierno y, encima, la víctima es culpada del delito?

Si -además- el resto de los opositores no lucha para que se haga justicia, el mensaje final es muy claro: “Los caídos en desgracia serán abandonados por sus camaradas -como ha ocurrido en Venezuela, con los presos políticos y los exilados- así que no tiene sentido arriesgarse“.

La solidaridad irrestricta con Fernández rompe el efecto de la guerra psicológica oficialista, y muestra a los bolivianos, primero, que el gobierno es el culpable de la masacre; segundo, que la oposición es un ente monolítico que defenderá a capa y espada a sus compañeros; y tercero, que sí vale la pena luchar por la patria, saliendo a la calle cada vez que la democracia esté en peligro.

Aprovecho la oportunidad para recomendarles de la manera más enfática declarar persona non grata, al encargado por parte de UNASUR de investigar la masacre de Pando, Rodolfo Mattarollo.

No lo digo solamente por sus conocidos antecedentes terroristas (él mismo ha sido autor de varias masacres), sino porque Mattarollo trabaja para Chávez y para sus aliados del Foro de Sao Paulo, y su objetivo no es investigar lo ocurrido en Pando, sino legitimar al gobierno de Evo Morales, refrendando sus desmanes y sus acciones represivas.

Quedo a sus gratas ordenes para colaborar en una acción conjunta, de tipo internacional, para defender los derechos de su colega, el prefecto Leopoldo Fernández.

Muy atentamente,

Alejandro Peña Esclusa
Presidente de Fuerza Solidaria
info@fuerzasolidaria.org
Caracas – Venezuela