Inicio » Escritos

¿Cómo se convoca la candelita?

5 noviembre 2007

Por: Alejandro Peña Esclusa

En anteriores artículos hemos explicado que –dado que el CNE hace trampa– la única manera de impedir la reforma constitucional es activando miles de focos de protesta, el mismo día y a la misma hora, en todo el territorio nacional, antes del 2 de diciembre. Lo que el Ministro de la Defensa denominó la “candelita”.

Sin embargo, una protesta de este tipo –masiva, simultánea y generalizada– no puede ser convocada unilateralmente por una sola organización, o incluso por varias, sino que debe ser el resultado de un gran acuerdo nacional, en el que participen todos los sectores que se oponen a la reforma, pero muy especialmente los estudiantes. De lo contrario, no contará con el volumen y la contundencia necesarios.

Las marchas y las concentraciones pueden ser convocadas por una o más organizaciones, a través de una rueda de prensa, porque no requieren de mayor planificación y coordinación; pero no así la candelita, porque, aunque su esquema es sencillo, requiere de la participación de todas las fuerzas vivas del país.

Para convocar la candelita hace falta:

En primer lugar, realizar reuniones entre los dirigentes de los gremios, partidos políticos, asociaciones civiles, academias, sindicatos, militares retirados, federaciones, asambleas de ciudadanos, etcétera, a fin de llegar a un compromiso conjunto para promover y explicar la candelita.

Y en segundo lugar, llevar a cabo giras relámpago al interior del país, para incorporar a la fuerzas vivas de cada estado a la propuesta de la candelita. Las giras deben incluir reuniones con los dirigentes regionales, declaraciones a los medios sobre los alcances de las candelitas, y asambleas con la sociedad civil para explicar cómo llevarlas a cabo, enfatizando el principio de protegerse y de no confrontar con las fuerzas represivas del Régimen.

Paralelamente, el pueblo debe organizarse y difundir la idea de la candelita apenas la conozca, porque, en esta forma de protesta, la participación es activa y no pasiva (como ocurre en las marchas); es decir, cada ciudadano asume el control y el diseño de su candelita, dependiendo de las condiciones específicas que lo rodean.

La candelita exige un mayor auto-desarrollo, el cual afortunadamente ya existe, debido a que en estos nueve años de lucha, hemos aprendido a no depender de líderes que prometan “cobrar” o que aseguren que “esto está blindado”, sino de nuestra propia conciencia.

El Régimen –temeroso como está de la candelita– tratará de criminalizarla, llamándola golpista, y amenazará con reprimirla violentamente, pero debe enfatizarse que se trata de una protesta pacífica, democrática y constitucional, amparada en los Artículos 333 y 350 de la Carta Magna, plenamente justificada ante la pretensión de darle rango constitucional a una dictadura castro-comunista.

Se lleva a cabo en miles de lugares –y no en una marcha centralizada– para evadir la represión ilegal del Régimen y de esta forma proteger a la ciudadanía de una nueva masacre, como la de Puente Llaguno. El objetivo no es posponer la reforma, sino lograr que el Régimen decida retirarla, ante la contundencia de la movilización popular.

Aunque sólo quedan cuatro semanas para el referéndum, todavía queda tiempo para convocar y activar la candelita. Las condiciones objetivas están dadas. El país entero rechaza la reforma. Sólo hace falta que los más importantes líderes de Venezuela asuman la tremenda responsabilidad histórica que está frente a ellos y se pongan a trabajar duro en las próximas horas.


Información relacionada a la candelita

1. Artículo – ¿Cómo impedir la reforma?

http://fuerzasolidaria.org/?p=1810

2. Video – ¿Cómo impedir la reforma?

http://www.youtube.com/watch?v=E_tFMu6_p1Y

3. Artículo – ¿Con qué se come la insurrección?

http://fuerzasolidaria.org/?p=1814