Inicio » Escritos

Estrategias opositoras para el 2008

20 January 2008

Por Alejandro Peña Esclusa
20 de enero de 2008

Este año, existen dos visiones contrapuestas sobre cómo enfrentar al Régimen: La primera, que se autodenomina “democrática”, propone participar en las elecciones regionales como un primer paso para ganar espacios lenta y progresivamente. La segunda, calificada injustamente de “radical”, propone salir de Chávez este mismo año, a través de mecanismos pacíficos y democráticos contemplados en la Constitución.

La primera considera que la única manera legítima de lograr un cambio de gobierno es por medio de comicios, aunque el CNE esté parcializado y el REP totalmente viciado. La segunda piensa que los crímenes cometidos por Chávez son motivo suficiente para exigir su salida de la Presidencia, a través de acciones de calle, incrementadas espontáneamente por la crisis social que se avecina.

La primera cree que los problemas nacionales –sin importar su urgencia– deben esperar, y su solución postergarse hasta lograr los éxitos electorales esperados. La segunda considera que Chávez está destruyendo el país y dilapidando nuestros recursos con tal celeridad, que no hay tiempo que perder, mucho menos esperar hasta el 2013.

La primera atribuye poca importancia a la intervención de Chávez en los asuntos de otras naciones o a su alianza con la narcoguerrilla colombiana, considerando que, una vez en el poder, el nuevo gobierno enderezará el rumbo. La segunda está convencida de que las acciones de Chávez nos llevarán a un grave conflicto internacional y que, una vez inmersos en él, las consecuencias serán irreversibles.

La primera visión corresponde a la de los partidos políticos, cuyo principal objetivo –una vez salga Chávez– es asumir el poder. Se oponen a una crisis cívico-militar, porque ésta no garantiza su participación en el nuevo gobierno. La segunda representa la visión de la sociedad civil, cuyo interés no es la búsqueda del poder, sino la salvación de la patria. Exige que el nuevo gobierno esté conformado por gente honesta y capaz, pero no pide una determinada filiación política.

En teoría podría buscarse una concertación entre las dos visiones, como presuntamente ocurrió el 2D: que unos promuevan el camino electoral y otros la aplicación del artículo 350. Pero en la práctica esto no es posible, porque la mayoría de los partidos políticos se opone al 350, puesto que no garantiza su acceso al poder.

Lo ocurrido el 2D no fue producto de una acción concertada entre “demócratas” y “radicales”, sino el resultado fortuito de los acontecimientos, aunque la presión de calle y la crisis militar jugaron el rol preponderante.

Cada quien tomará su decisión sobre a cuál de las dos visiones adherirse, pero los hechos rebasarán las opiniones. Una vez abierta la Caja de Pandora, como ocurre al vincular a Venezuela con las FARC, serán otros los que lamentablemente decidan por nosotros.

Información relacionada:
Artículo titulado Si quieres salir de Chávez, busca otra oposición, disponible en: http://fuerzasolidaria.org/?p=1760