Inicio » Noticias

Viaje de Chávez a la Argentina pretende encubrir sus propios crímenes

11 marzo 2007

English version

Roma, 11 de marzo.- “La campaña anti Bush que realiza Chávez en Argentina tiene como objetivo desviar la atención internacional de los crímenes que él mismo comete contra el pueblo venezolano”, así lo afirmó hoy el dirigente político venezolano, Alejandro Peña Esclusa desde Europa, donde realiza una gira para presentar pruebas sobre el fraude cometido por el oficialismo en las pasadas elecciones presidenciales del 3 de Diciembre.

Según Peña Esclusa “Chávez quiere presentarse a sí mismo como una víctima frente el poder de los Estados Unidos, pero en realidad se trata de una estrategia para encubrir los numerosos crímenes que el poderoso régimen venezolano comete contra su propio pueblo”.

El opositor venezolano declaró que entre las irregularidades que el Gobierno de Chávez comete en Venezuela están las siguientes: “feroz persecución contra la disidencia, presos políticos, fraude electoral, uso de los recursos del Estado para financiar su proyecto personal, destrucción de las instituciones, adoctrinamiento a los niños y jóvenes, apoyo a la guerrilla colombiana, alianza con regímenes forajidos, y exportación de su modelo castro-comunista al resto de la Región. Para encubrir tantas atrocidades, Chávez acusa a los demás de lo que él mismo ejecuta”.

Peña Esclusa recomendó a los medios de comunicación argentinos llevar a cabo una investigación sobre la realidad venezolana y ofreció el apoyo de la ONG que preside, Fuerza Solidaria, para suministrar toda la información requerida.

El venezolano lamentó que Néstor Kirchner se preste a colaborar con un régimen totalitario y advirtió que el dinero que Chávez ofrece para las diversas inversiones en Argentina tienen como verdadero objetivo comprar conciencias e intervenir en los asuntos internos de esa Nación hermana.

El dirigente político venezolano llegó el lunes pasado a Madrid donde fue recibido por parlamentarios españoles. Seguidamente se trasladó a Italia donde sostuvo reuniones con una importante delegación de la Unión Democracia Cristiana, así como autoridades del Estado Vaticano.